Moisés: Adelante por fe

Éxodo 14.10-31

Vivir por fe garantiza dificultades. A la gente no le gusta este mensaje, pero es verdad. Cuando una persona decide rendirse a Dios y obedecerle cueste lo que cueste, ese creyente sufrirá en ocasiones y se le pedirá que haga dolorosos sacrificios. Para poder servir al Señor, Moisés tuvo que decidir ir adelante por fe a pesar de los intimidantes desafíos.

Por haberse criado en el palacio de Faraón, Moisés conocía bien el orgullo del gobernante egipcio, y también la importancia de la mano de obra esclava hebrea. Por tanto, entendía perfectamente la dificultad de llevar a cabo la orden de Dios de liberar a su pueblo. Pero él había dejado su vida cómoda para poder obedecer.

Sin embargo, el trabajo de Moisés no terminó con la liberación de los esclavos; pasó más de cuarenta años después conduciendo a este pueblo errante, intercediendo por ellos cuando desobedecían a Dios, y clamando por salvación cuando enfrentaban problemas.

La vida de Moisés estuvo caracterizada por retos y sacrificios, pero más que eso, fue moldeada por una relación estrecha con Dios. Cada dificultad anulaba su confianza en sí mismo y fortalecía su fe en el Señor. Cada vez que surgía un nuevo reto, Moisés acudía primero a Dios en busca de dirección y ayuda.

La Biblia nos dice que las adversidades crean una intimidad más profunda con el Señor (1 P 5.10). La vida de Moisés así lo demuestra, y esto es cierto para los creyentes hoy. Las dificultades son inevitables. Podemos intentar hacer todo lo posible para evitarlas, pero lo más seguro es que fracasemos. Una actitud más sabia es encarar los retos y seguir adelante por fe.

Fuente: www.encontacto.org

Sky Bet by bettingy.com